BANCO de la NACIÓN ARGENTINA

En un ambiente de hostilidad, en medio de una devastadora crisis económica que conmovía hondamente a nuestro país, el Banco de la Nación Argentina fue fundado en 1891 por iniciativa del presidente Carlos Pellegrini.


Sostenía que el país no podía progresar sin un banco que subviniera a las necesidades del comercio y la industria y para ello el gobierno buscó de diversas maneras capital extranjero para constituirlo, aunque finalmente tuvo que recurrir a su propio crédito interno, ofreciendo u tipo de suscripción de 75 a 80 pesos por persona al 6% de interés y 1% de amortización. La población no cubrió el capital exigido y por falta de accionistas quedaría instituido un “Banco Oficial” según Memoria del Ministerio de Hacienda de la Nación, 1892.


En efecto en 1890 el Estado argentino había pasado de la abundancia a la crisis económica más honda, sin embargo Carlos Pellegrini, hábil conocedor de los problemas del interior y con una visión clara de la situación, pensó y luchó para salir del estancamiento.


El Banco de la Nación Argentina fue creado por la Ley Nº. 2841 del 15 de Octubre de 1891, con el carácter de un banco por acciones, acordándosele los derechos y prerrogativas que habían sido concedidos al extinguido Banco Nacional , y fijándose su capital en 50 millones de pesos divididos en quinientas mil acciones de cien pesos mi  cada una.


La nueva Institución nacía entre los despojos de los dos grandes bancos oficiales (Banco de la Provincia y Banco Nacional) y debía empezar á funcionar inmediatamente, sin esperar que las acciones se suscribieran, con un Directorio provisorio nombrado por el Poder Ejecutivo y una deuda contraída con la Caja de Conversión 'que á su vez, había sido autorizada para emitir los cincuenta millones que como capital se le asignaban.


Por esa gestión a Carlos Pellegrini la Historia Argentina lo denominó “Piloto de tormentas”.


El Banco se fundaba como algunos de sus congéneres de la vieja Europa, que ocupan hoy el primer puesto en el mundo bancario, sobre la base de una deuda, y en momentos tan difíciles, que solo la fe, la confianza y el empuje del entonces Presidente de la República Dr. Carlos Pellegrini, pudo sacar triunfante una Ley que venía siendo acertadamente combatida por la prensa, la banca y gran parte del comercio.


El Presidente de la República Dr. Pellegrini  asistió al acto de la inauguración acompañado del Ministro de Hacienda Dr. Vicente F. López, pronunciando con tal motivo discurso.


Durante toda la centuria participó activamente en los principales acontecimientos de la vida económica del país. Tuvo una actitud descollante en la asistencia al sector rural, a tal punto que contribuyó decisivamente a que la República Argentina se convirtiera en una potencia mundial en el segmento de los agro - negocios.


Otra prioridad del Banco fue la atención de las pequeñas y medianas empresas, como así también a las parcelas de la población menos favorecidas que contaban con sus servicios, inclusive en las localidades alejadas de los grandes centros y de escasa relevancia económica.


Don Atlántico Dianda, presidente de la Bolsa de Comercio de Rosario, en nombre de las entidades representativas de la economía regional en 1942 al cumplirse cincuenta años de la fundación del Banco de la Nación Argentina  expresó: “Mil ochocientos noventa y uno encontró al país con los bancos quebrados, exhausto el tesoro público y el Estado herido en su médula...”


El presidente en su mensaje al Congreso del 16 de mayo de 1891 enunciaría: “El nuevo Banco no se ha creado para atender las necesidades del erario público sino para servir al comercio y a la producción nacional; un gran banco que abarcará en su giro la República entera.”


El Gral. Lucio V. Mansilla por entonces con 59 años, porteño y muy inteligente fue el más eficaz defensor del nuevo Banco de la Nación que inició sus actividades el 1° de diciembre de 1891.

 

 

Bibliografía:
Alvarez R. Zulema "Banco de la Nación Argentina". Revista Historia de Rosario. Año XXI.N°35.
Cárcano Miguel Angel: "Carlos Pellegrini"(1890-1892) en Historia de Levillier Tomo IV.

Banco Nación. Pasaje. Topografía:
Corre de N. a S. desde 600 Bis hasta 699 Bis, a la altura de Juan José Paso 2800.
Carece de designación oficial.

 

NOTA DE INTERÉS PARA LOS ARGENTINOS

pellegrini.html


Carlos Enrique José Pellegrini (n. Buenos Aires, 11 de octubre de 1846.
Político argentino que fue presidente de la República de Argentina entre 1890 y 1892.


Fue hijo del ingeniero franco-italiano Carlos Enrique Pellegrini y de una dama británica, lo que le valió el apelativo de El Gringo. Cuando era estudiante se alistó como voluntario en el ejército, y participó en la campaña del Paraguay. Estudió derecho en la Universidad de Buenos Aires, especialidad en la que se doctoró en 1869.


Su ingreso en la política se produjo en las filas del Partido Autonomista de Adolfo Alsina. Presentó su candidatura para el Congreso en 1871 y 1872, aunque fracasó en ambas.


En 1873 consiguió su objetivo y se convirtió en diputado de la Asamblea Nacional por la circunscripción de Buenos Aires. Ejerció funciones de ministro de gobierno de la provincia. Ocupó la cartera de Guerra y Marina desde 1879 a 1886, durante los gobiernos de Nicolás Avellaneda y Julio Argentino Roca. Desde su puesto hubo de hacer frente al problema de la federalización de Buenos Aires, por lo que tuvo que tomar las medidas para el traslado transitorio de la capital al suburbio de Belgrano.


En 1881 fue elegido senador. Fue comisionado en 1885 por el gobierno para que negociase un empréstito en Europa. A su regreso a Argentina en 1886 fue elegido vicepresidente del gabinete de Miguel Juárez Celman, labor que compatibilizaba con la presidencia del Senado.


Se desempeñó en la Legislatura Nacional y el Ministerio de Guerra y Marina y fue elegido vicepresidente de la Nación Argentina en el año 1886.


Viajó a París en 1889 como representante de Argentina en la Exposición Universal que se celebró ese año en la capital francesa.


En 1890 dirigió, con Julio Argentino Roca, el movimiento que obligó a Miguel Juárez Celman a dimitir. Carlos Pellegrini asumió la presidencia, tal y como establecía la Constitución. Aunque su nombramiento fue bien visto por la mayoría de los miembros de la oposición, tuvo que hacer frente a un fallido intento de sublevación encabezado por la Unión Cívica, así como a la profunda crisis económica que sufría Argentina debido a la quiebra de diversas instituciones financieras.


Para evitar la repetición en el futuro de situaciones parecidas, creó en 1891 el Banco de la Nación, medida que fue apoyada con la creación de la Caja de Conversión y el aumento de la moneda en circulación.
Falleció el  17 de julio de 1906 (59 años), en  la ciudad donde nació.