BAILÉN (Batalla librada en España el 19 de julio de 1808)

En abril de 1784, José de San Martín, cuando tenía seis años, llegó con su familia a Cádiz, España - previa estadía en Buenos Aires - y se radicó luego en la ciudad de Málaga.


 Comenzó sus estudios en el Real Seminario de Nobles de Madrid y en la Escuela de Temporalidades de Málaga en 1786. Ingresó posteriormente al ejército español haciendo su carrera militar en el Regimiento de Murcia.


Combatió en el norte de África, luego contra la dominación napoleónica de España y participó en las batallas de Bailén y La Albuera.


Como expresa el historiador Armando Alonso Piñeiro: "Entre los muchos  significados de la gran batalla  de Bailén, no es menor el hecho de haber sido la primera gran derrota de Napoleón (derrota campal, precisan los expertos."


Apunta el historiador español Vicente Palacio Atard: "Europa supo así con alivio, que las tropas de Bonaparte no eran invencibles pues todo el ejército del general francés Pierre Dumont de I´ Estang rindióse ante las tropas del general hispánico Francisco Javier Castaños”. Europa supo así, con alivio, que las tropas de Bonaparte no eran invencibles”.


En junio de 1808, Pierre Dumont había ocupado Córdoba,España, al frente de  un poderoso ejército compuesto por veintiún mil hombres respondiendo a las  aspiraciones de Napoleón de someter a España. Pero rápidamente los españoles integraron una fuerza numéricamente mayor, entre cuyas filas figuraba la Caballería de Borbón donde  militaba nuestro joven capitán de las Indias.

 

El encuentro se produjo al alba del día 19 de julio de 1808 y el peligro de ser alcanzado por el grueso de las tropas obligó a los franceses a tratar de abrirse paso cargando repetidamente la línea española  que se mantenía impertérrita.


En cada carga el ejército de Napoleón se desangraba bajo un sol abrasador, torturado por la sed y amargado por la sensación de fracaso.


La lucha fue cruenta y fatal para las huestes francesas, pues en el campo de batalla yacían dos mil hombres, entre ellos oficiales superiores y generales. Y a fin de evitar continuando con la matanza, fue necesario firmar una tregua, la cual se concretó el 22 de julio en Andújar.


Ello no impidió, sin embargo, el desastre militar y psicológico implícito, hasta el punto que Napoleón Bonaparte se sumió en el llanto, y en un rapto de furia ordenó en un primer arranque fusilar a todos los responsables, orden que cambió luego prudentemente por un tribunal militar, el cual decretó la degradación de los responsables.


 Nuestro Libertador, combatió en esa aguerrida batalla, Bailén, a las órdenes del mariscal de campo Antonio Malet, marqués de Coupigni.


Ha escrito el general Adolfo S. Espíndola, De su actuación, debe recordarse “una primera arrolladora y exitosa carga contra la columna francesa, soportando desfavorablemente el poderoso choque de los coraceros enemigos", lo que le valió como reconocimiento a su coraje, una medalla  de oro y esmalte, y  ser ascendido a Teniente coronel graduado  de caballería por la Junta Suprema de España.


Aunque no han quedado testimonios detallados sobre el comportamiento personal del futuro Libertador de América, su heroicidad quedó documentalmente probada con el hecho  significativo de haber sido el único oficial del Regimiento de Borbón recomendado en el parte de la batalla. No sólo ningún oficial fue citado,  ni tampoco el jefe de dicho regimiento.


Como afirma Alonso Piñeiro: “Con Bailén José de San Martín estaba cumpliendo un ciclo significativo: luchaba, en efecto, por la independencia de España, así como cuatro años más tarde se aprestaría a luchar por la independencia de su tierra".

 

 

Bibliografía:
Piñeiro Armando Alonso "19 de julio 1808: Bailén. San Martín, héroe en la Madre Patria" en Cronología Histórica Argentina. Ediciones Depalma. Buenos Aires.1981.
Cutolo Vicente Osvaldo: “Nuevo diccionario biográfico argentino”(1750 – 1930) Buenos Aires 1968. Ed. Eche. Tomo VII.

 

Batalla de Bailén. Cortada. Topografía:
Corre de N. a S. desde 100 al 299,entre las calles Valle de Huaura y Aguado, desde  la calle Matorras a la de Paso de Uspallata.
Se le impuso ese nombre por Ord. 763 del año1951.
Recuerda  la batalla de Bailén que asistiera San Martín en la Madre patria.