BACLE CÉSAR HIPÓLITO (1794 - 1838)

Nos dice  Armando Alonso Piñeiro: “Entre 1828 y 1838 la Argentina contó con una espléndida colección litográfica titulada “Trajes y costumbres de la provincia de Buenos Aires." No suficientemente apreciada en esa época, esa publicación ha quedado para la posteridad como un precioso testimonio de un tiempo ido, verificador de que la historia requiere de disciplinas y artes auxiliares para integrarse en un todo armonioso.”


Su autor era César Hipólito Bacle, suizo francés nacido en 1794, cuya profesión original fue la de litógrafo y posteriormente cartógrafo, naturalista y botánico antes de arribar a nuestro país en 1825.


Vicente Fidel López con referencia a la nacionalidad de Bacle expresa así: "Este excelente sujeto estaba inscripto como francés en el Consulado de esta nación. Pero Rosas había averiguado que había nacido en Ginebra; y creyó que éste era un caso que le proporcionaba ocasión no sólo de castigar a Bacle sin exponerse a reclamos, sino de afrentar al Consulado francés por la mala fe y el fraude de sus asientos. Entre tanto, aunque nacido en Ginebra, Bacle era natural y legalmente ciudadano francés”.

 


De Buenos Aires lo fascinó el  clima social  con  sus delicadas mujeres. Reconocería que el pórtico de la iglesia, la plaza  el mercado y  la Alameda eran lugares corrientes donde se desarrollaban intercambios de sociabilidades.


A partir  de la situación política que tomara el régimen de Rosas a partir de 1838 – 1840, esos espacios públicos, serían algo abandonados por la “gente decente” que se remitieron más al ámbito privado, mientras los lugares antes frecuentados pasaron a ser identificados  por la plebe urbana.


Pero Bacle vería sus calles encantadoras y una fisonomía atractiva de ciudad aunque fuese a su vez chata.


Aparte fue un notable humorista que supo reírse con fineza de las modas exageradas de entonces, como fueron sus conocidas "caricaturas de los peinetones"  (monstruos con una altura de casi un metro que las señoras llevaban en la cabeza con desparpajo, a pesar de las molestias que semejantes armatostes les provocaban).

 


En su taller ampulosamente llamado “Litografía del Estado”,   aparte de publicarse retratos de personajes civiles y militares, vieron la luz tarjetas, proclamas, almanaques, letras de cambio y planos topográficos. 


Imprimieron sus obras muchos artistas extranjeros y el primer plástico argentino Carlos Morel.


Con la litografía o grabado en piedra salieron de su taller  series de paisajes, escenas costumbristas, retratos de próceres y caricaturas.


Como lo apunta Vicente Gesualdo, colaboraron con él su esposa Andrea Macaire y el italiano Carlos Risso (1792 – 1863) quien fuera en 1831 su verdadero maestro en la técnica litográfica.


Algunos trabajos le ocasionaron dificultades políticas, porque cuando se produjo el bloqueo anglo - francés en el Río de la Plata, Rosas acusó a Bacle de entregar planos militares al extranjero y lo envió a presidio.


El grabador enfermó en la cárcel falleciendo a poco de recuperar su libertad el 4 de enero de 1838.


 Al morir, a los 48 años, dejó una importante labor estética, continuada con honor por otros ilustres artistas franceses, italianos, ingleses y criollos. Pero su importancia - más allá de la finura de líneas y de la belleza implícita en sus grabados - radica en el hecho de haberse convertido en cronista de una época.

 

 

Bibliografía:
Grifois Hugo: "La pintura argentina desde su orígenes hasta Malharro." Centro Editor de América Latina, 1970.
Piñeiro Armando Alonso: "Cronología Histórica Argentina. Capítulo: “4 de enero de 1838 muere Bacle. Pincel y testigo documental”. Ediciones Depalma. Buenos Aires, 1981.

 

Bacle César Hipólito. Pasaje. Topografía:
Corre de N. a S. desde 6200 al 6599, a la altura de Alsugaray 600.
Se le impuso ese nombre por D. 4674 del año 1977.
Recuerda al César  Hipólito Bacle (1794 - 1838), litógrafo que sin proponérselo fue cronista de su época.
Con anterioridad se denominó "D" y "F".