ARROSPIDEGARAY JUAN BAUTISTA (1876 - 1961)

Nacido en Rosario, el 31 de octubre de 1876, en un sencillo hogar formado por don Pedro y de doña Margarita Iturbe, toda su existencia fue una elipse rica en matices de real valor humano con un anecdotario singular.


Casado con doña Celina Aguzzi (hermana del coronel Enrique Aguzzi, fundador del Cuerpo de Bomberos de Rosario) formó una fructífera familia con tres hijos María Celina, Juan Carlos y Nelly Matilde, quienes en su medio continuaron la labor fecunda de don Juan Bautista.


En 1916, en una nota que le dedicara el “Álbum biográfico”, publicado con motivo del centenario de nuestra Independencia, se dijo del capitán - profesor Arrospidegaray “Digámoslo de una vez y en pocas palabras; ha agotado completamente el vocabulario del ditirambo como organizador de los batallones escolares de Rosario, que dieron a la ciudad días de honra con su actuación en la provincia y fuera de ella. Juan Bautista Arrospidegaray puso en esa obra, no sólo la ciencia y el esfuerzo perseverante que crean y mantienen un organismo de esa clase, elevada a la categoría de institución social, útil y encomiable como medio de perfección moral y física, sino que dotó da ese organismo del sello característico de su personalidad”.


Ya en 1916 se habían agotado los términos para referirse a su multifacética actividad.


Las actitudes que permanecieron básicas en el accionar de este hombre fueron aquellas de mostrar la vida como una desesperada fiebre de acción y una concientización de que existe el bien y la verdad siempre están dentro de la vida misma.

Fue esa razón que lo impulsara a realizarse dentro de múltiples eventos deportivos como Capitán del Cuerpo de Bomberos y miembro de la Comisión Directiva del Club Ciclista de Rosario en 1900.


Siendo Director, maestro de esgrima de la Academia municipal y miembro de la Comisión Directiva de Tiro Federal, ganó varios campeonatos de esgrima en distintas épocas.


También llegó a ser presidente del Club Náutico Rosario, profesor de ejercicios físicos en la Escuela Superior de Comercio, maestro de esgrima y gimnasia en el Colegio Sagrado Corazón y de plurales escuelas fiscales de Rosario.


Toda su vida fue un desafío al desarrollo de las potencialidades del cuerpo, concepción a la que nunca quiso renunciar a pesar del transcurso de los años.
Además, ganó varios premios por sus trabajos literarios, casi siempre referidos a cuestiones deportivas.

Bibliografía:
Mikielievich Wladimir C: "Arrospidegaray Juan Bautista, verdadero caballero del deporte". Diccionario de Rosario, (Inédito) Tomo III.

Arrospidegaray. Pasaje. Topografía:
Corre de N. a S. entre las calles San Francisco Solano y Manfredi, paralelo a calle Pueyrredón.
Se le impuso ese nombre por D. 4674 del 16 de septiembre de 1977.
Recuerda a Juan Bautista Arrospidegaray (1876-1956), quien dedicó su vida al desarrollo del deporte en la ciudad.