ARRIETA RAFAEL ALBERTO (1889- 1968)

Se dijo que Arrieta era un "poeta para poetas" significando con ello la manía de pureza, de decantación, de síntesis, "que son las condiciones necesarias para una poesía pura".

Había nacido este lírico y ensayista en Rauch, pcia. de Buenos Aires, en el seno de una familia acomodada económicamente, lo que le llevo a pasar su infancia en Europa, de la que después retornó varias veces.

Esos viajes y los que llevó acabo por casi toda América, gravitaron hondamente en su formación estética.

Joaquín V. González lo nombró profesor de literatura en el Colegio Nacional de La Plata siendo aún un adolescente, pero con la capacidad de trasmitir el aprendizaje vital de trasformar lo visto y lo vivido en un hecho literario.

En este colegio desarrolló una actividad docente completa y casi ininterrumpida al igual que cumpliera también como profesor y vice decano de la Facultad de Humanidad y Ciencias, y rector del Colegio Nacional platense.

En Buenos Aires tuvo cátedras de literatura extranjera en la Facultad de Filosofía y Letras y en el Instituto Nacional del Profesorado secundario donde testimonió su refinada vitalidad revitalizada por sus amistades, lecturas, viajes e ideas.

Llegó a reunir una de las bibliotecas particulares más ricas de nuestro país, fervoroso bibliófilo, coleccionaba especialmente las primeras ediciones de clásicos argentinos.

Su pluma fue una de la más depuradas en el movimiento modernista, caracterizada por su empeño en entronizar a la sencillez lírica como a la suprema virtud del creador.

 

"Entre los 20 y los 40 años esculpió libros de una impecable perfección forma, que lo revelaron dueño de una voz diferenciada y un tono sereno, recogido, que contrastaba con él exotismo y el énfasis entonces en boga entre los seguidores de Rubén Darío" nos dicen en la Enciclopedia de la Literatura Argentina.

Después de publicar " Alma y momento" (1910) "El espejo de la fuente", "Las noches de oro" y "Fugacidad" (1921) se percibe un afán invariable de la síntesis, porque Arrieta supo que no hay mejor forma estética "que el mucho espíritu en la poca materia" como decía Lugones.

En prosa publicó: Las hermanas tutelares (1924); Ariel corpóreo (1926); Dickens y Sarmiento (1928); El encantamiento de las sombras (1928); Presencia (1936); Estudios en tres literaturas (1939); Tiempo cautivo (1955); Introducción al modernismo literario (1956) y Lejano Ayer (1957) entre otros.

En sus últimos años de vida trabajó en la dirección de una "Historia de la literatura argentina" que se publicó en seis tomos.

Falleció Arrieta en Buenos Aires, en 1968.

He aquí unos sentidos versos de su poesía "Las noches de oro" :

 

Eramos tres hermanas. Dijo una:

"Vendrá el amor con la primera estrella"

Vino la muerte y nos dejó sin ella.

 

Eramos dos hermanas. Me decía:

"Vendrá la muerte y quedarás tú"

Pero el amor llevóla.

 

Yo clamaba, yo clamo ¡Amor o muerte!

Amor o muerte quiero,

Y todavía espero...

 

Bibliografía:

Giusti R.F.: "Bibliografía de Rafael Arrieta", 1962, pág. 159 a 165

 

Arrieta. Calle. Topografía:

Corre de E. a O. al sur de Battle y Ordoñez y Barrio Las Flores

Cruza la calle España al oeste.

Recuerda al poeta Rafael Arrieta (1889 – 1968), que entre los años 1920 y 1940 produjo libros de una impecable sencillez y perfección.