ARIJON MANUEL (1841-1900)

Desde los diecisiete años en que empezó a trabajar hasta su muerte marcó una constante, basada en tres pilares: el trabajo encarado con decisión y ambición de independencia, la familia como núcleo aglutinante de voluntades, y el servicio a la comunidad.


Notable hombre que siendo extranjero, volcó todo su esfuerzo en beneficio de la ciudad que lo cobijó, dejándole el legado de un apellido ilustre.


Nacido el 12 de abril de 1841 en Cayón, La Coruña, España, en 1855 emprendería viaje a América en compañía de su padre, don José Arijón, para desembarcar en Montevideo, donde quedó sólo dos años porque se dirigió a Rosario (1857) convocado por la familia del señor Luis Lamas, quien tenía establecido   un almacén y barraca de frutos del país, ubicado en Córdoba esquina Orden (hoy España) siendo designado Arijón dependiente del almacén.


De allí pasaría a otro, “El pobre diablo” ubicado en calle San Luis frente al Mercado Sud (luego llamado Mercado Central y hoy plaza Montenegro).  Contaba entonces 17 años.


En 1859  otra vez en calidad  de dependiente iría a la barraca de frutos de Rodríguez y Larreta, establecida en calle Buenos Aires entre Cerrito y Riobamba hasta que dos años después, habiendo  reunido  algunos ahorros, decidió trabajar por su cuenta.


En 1863, durante la descarga de materiales del Ferrocarril Central Argentino, estrecharía  vínculos con los empleados, instándoles a establecer una caballeriza en la calle Aduana (hoy Maipú)  entre San Lorenzo y Urquiza y enseñándoles a utilizar la arena del Paraná en la construcción de sus viviendas en lugar de barro.


Al estallar la guerra del Paraguay  proveería  de caballos y alfalfa al ejército brasileño, siguiendo sus operaciones  medianamente  menores hasta  que dos años después Harismendy le propuso asociarse y en mayor escala proveer todo el forraje para la caballería de los efectivos en el frente.


Contrajo matrimonio con Fausta Coll en 1868 siendo su padrino de bodas su socio comercial e impulsor de un nuevo comienzo  como adquirir campos en el Bajo Hondo para siembra de alfalfa.


Terminada la Guerra del Paraguay culminarían  los contratos para la provisión de forrajes para el ejército disolviéndose  la sociedad Arijón – Harismendy.


Más el gallego Arijón continuaría  sembrando, comprando alfalfa a otros productores, enfardándola y  vendiéndola a naves francesas que atracaban  en Puerto Plaza, muelle construido por él en el Saladillo, cuya habilitación había obtenido del gobierno de la Nación.


"Puerto Plaza", denominación  que adquirió  distintos orígenes, tanto en honor del ministro que le otorgara  la concesión, o bien en recuerdo de la aldea de Galicia donde había nacido.


 Por medio del Sr. Machain, el 18 de enero de 1881 compraría  el campo denominado “El Saladillo”  a fin de tomar baños en procura de mejorar su salud,  en reemplazo de los baños medicinales que tomara hasta entonces en Luzón (Francia)


 Su esfuerzo de inmigrante lo dotaría  de una prosperidad basada en el sacrificio, comprando  terrenos próximos al arroyo que se dividía en dos brazos  y  se unían frente al sitio del futuro frigorífico Swift y  construyendo sobre el brazo norte y su unión con la hoy avenida Nuestra Señora del Rosario, una instalación balnearia particular e inmediatamente ante la solicitud de varias familias construyó "baños públicos" consistentes en piezas y piletas que llevaban los números 1, 3, 5, 7 y 9.


Considerando que esas aguas eran curativas por contener sales e yodo, hizo crecer la concurrencia y  en 1886, ampliaría la pista para baños de natación con 17 nuevos ambientes, más un tambo, una casa que sería su residencia, y cinco años después un restaurante llamado “Los Baños”.


 Se podía arribar con un vaporcito llamado "La Abeja" que partía de la rada 34 llamada Bajada Grande (hoy Sargento Cabral) en el centro hasta el mencionado muelle.


El transporte  hacia el Saladillo (hoy barrio Roque Sáenz Peña) se hacía también  en galera, vehículo que partía todas las mañanas a las seis, desde el almacén del Pobre Diablo situado frente al Mercado Sud (hoy Plaza Montenegro.) o bien tomando en el “Tranway N°8.


 En ese mismo año hizo construir una casona para recreo de la familia en el boquerón del Saladillo que llamó Villa Fausta, nombre de su esposa (hoy  destartalada subsiste dentro de una villa de emergencia.)


Sobre ese paisaje, varias  familias destacadas por entonces, 1888 decidieron durante la época estival disfrutar de las tan mentadas aguas curativas, estableciéndose en opulentas mansiones construidas por el ingeniero Pagnard.


El 20 de junio de 1900, a los tempranos 58 años falleció don Manuel Arijón, uno de los grandes hacedores de nuestra ciudad y los sucesores venderían prontamente  los terrenos y la línea de tranways a la citada sociedad El Saladillo.

 

 

 

Bibliografía:

Carrasco Eudoro y Gabriel: “Páginas de un viejo libro.” Anales de Rosario. Rosario. 1895.

Alvarez Juan: “Historia de Rosario.” Rosario, 1945.

 

Arijón. Avenida. Topografía:

Corre de E. a O. desde el Puente Arroyo Saladillo hasta Estación El Gaucho, desde el 100 al 3790, desde la altura de Ayacucho  5600 hasta Ovidio Lagos 5600.

Carece de designación oficial.

Recuerda a don Manuel Arijón, hacedor del barrio Roque Sáenz Peña, conocido popularmente como Saladillo y constructor de los famosos baños, en el siglo XIX.