ARÁOZ PEDRO MIGUEL (1759 – 1832)

Es otro de los notables sacerdotes que se enrolaron en tiempo y en forma en la causa emancipadora de la Patria.
Nació en Tucumán el 20 de junio de 1759 y fue sobrino del general Gregorio Aráoz de Lamadrid.
Estudió en Tucumán, hasta que sus padres lo enviaron al Colegio San Carlos de Buenos Aires, culminando sus estudios en la Universidad de Córdoba, donde se doctoró en 1782.
Fue llamado a Buenos Aires para dictar la cátedra de filosofía en el colegio carolino.
De regreso a su provincia, desde el púlpito de la catedral hizo pública sus dotes de oratoria y su innato móvil por la libertad y la dignidad de la persona.
En 1810 fue uno de los primeros en apoyar a la Junta de Buenos Aires y cuando llegó a Tucumán la expedición libertadora se constituyó en un contribuyente al mantenimiento del ejército.
Un año después, junto don su hermano Bernabé, por entonces gobernador de la provincia, influyó para que el Gral. Belgrano hiciera alto con sus fuerzas en
Tucumán y se le suministrara los recursos necesarios para la tropa.
Después de la victoria del 24 de setiembre de 1812, Belgrano lo nombró capellán de la milicia de dragones tucumanos. Con este ministerio se halló en la batalla de Salta.
En 1816 fue elegido diputado por su provincia. Intervino en varios debates, en los cuales demostró la profundidad de sus conocimientos y su natural verborragia.
Suscribió el acta de la declaración de la Independencia. Cuando el Congreso trató la forma de gobierno a adoptarse, se pronunció por la monarquía.
Entre los debates más resonantes donde hizo grandes exposiciones se recuerdan: el de la creación de nuevas cátedras, escuelas primarias en los pueblos, la creación de un banco provincial de reventas y la necesidad de la redacción de la Cosntitución provincial, la que fue declarada el 18 de setiembre de 1820.
El 14 de agosto de 1820 apareció el primer periódico provincial “El Tucumano Imparcial” redactado por el padre Pedro Aráoz.
Siempre repetía que “la prensa es el vehículo de las luces y del progreso de un país”, por ello al presidir la Legislatura dictó una ley de libertad de prensa.
Murió en Tucumán el 18 de junio de 1832 y fue sentido por las provincias del norte en las que prestó sus servicios.
.

Bibliografía:
Udaondo E.: “ Los congresales de 1816 ”
Amadeo O.: “Vidas argentinas”. Edit. Emecé. Bs.As. 1965.


Aráoz. Cortada. Topografía:
Corre de E. a O. desde Rondeau a Molina.
Se le impuso ese nombre por Ord. 25 de 1920.
Recuerda al clérigo Pedro Miguel Aráoz (1759-1832) que fuera uno de los signatarios del Acta de la Independencia en el Congreso de Tucumán.
.