ANCÓN

Antes de la llegada de los españoles hacia 1550 la zona de Tupungato, como todo el Cuyo estaba poblada por la etnia huarpe, hacia 1480 llegó a estar la región parcialmente sometida al imperio de los incas siendo las cordilleras que rodean a Tupungato los límites más extremos en el sureste andino de tal imperio.


 La localidad actual se originó en el siglo XVII con una estancia jesuítica llamada Jesús, María y José, la fundación como población civil española data del 8 de noviembre de 1658.


Ancón es una localidad en provincia de Mendoza y tiene una altitud de 1.316 metros. Ancón está situado al noroeste de San José.


San José o San José de Tupungato es una localidad y distrito en el departamento Tupungato de la provincia de Mendoza, situado a 4 km al sureste de Ancón.


Es además una de las ciudades más importantes ciudades del valle de Uco. Se accede a ella por la ruta provincial N.º 86 (Cerrillos), 88 (Zapata) y 89 (La Carrera), que la comunica al norte y al sur con la ruta Nacional N.º 40, y desde allí hasta Mendoza y San Rafael.


Al sur el arroyo Guiñazú delimita la localidad de Zapata, Tupungato con el departamento de Tunuyán.


La planicie aluvional sobre la cual se encuentran los cultivos y la localidad dista muy pocos kilómetros de la Cordillera Frontal u Oriental, siendo visibles varias de las montañas más altas de América desde el poblado, como el famoso volcán Tupungato en la frontera con el país de Chile.


Ahora bien, Ancón también es un pueblo ubicado en el país vecino (Perú). Allí se produjo un suceso importante para su historia.

La guerra del Pacífieco duró cuatro años, de 1879 a 1883 y su causa medular fue la posesión del departamento de Antofagasta, región de Atacama, muy rica en nitrato y borax.


En Antofagasta se habían radicado varias compañías chilenas dedicadas a la explotación de minerales. Un impuesto de diez centavos por quintal de salitre exportado, fijado por Bolivia, trajo de inmediato la ocupación por fuerzas chilenas a lo cual Bolivia contesto con una declaración de guerra.


Perú, que poseía salitres en Tarapacá, intervino en el conflicto como pacífico mediador. Chile tuvo conocimientos de su tratado anterior peruano-boliviano, le declaró la guerra al país que oficiara de árbitro.


El conflicto se libró por mar y tierra combatiendo ambos adversarios entre polvo y sudor, con verdadero valor en las contiendas que se libraban.


La escuadra chilena, superior en número,  a la de los aliados (Bolivia y Perú) triunfó en los combates navales de Iquique y Punta Angamos. Por último, la derrota del ejército peruano en Chorellos y Miraflores, próximo a Lima, puso fin a la guerra.


En el pueblo de Ancón (Perú)  se firmó el tratado de paz, el 20 de octubre de 1883, por el cual Perú debió ceder a perpetuidad a Bolivia Tarapacá y por diez  años Tacna y Arica a Chile. El departamento de Antofagasta  por el tratado de 1895 pasó a ser territorio chileno.


Y en cumplimiento de un fallo de 1929 cuyo árbitro fuera el presidente de los EE.UU., Coolidge, Arica fue asignado a Chile y Tacna al Perú.


En memoria de ese tratado de paz de 1883 se le asignó ese nombre Ancón al pasaje próximo a la localidad San José de Tupungato, en la provincia de Mendoza. Ya en 1729 existió en territorio mendocino en el valle de Uco, “la estancia de Ancón”.

 

 

Bibliografía:
Millán J.: “Compendio de Historia americana.” Kapelusz,  1927.

Ancón.  Pasaje. Topografía:
Corre de N. a S. en la manzana comprendida  entre Virasoro, Rueda, Garay y Deán Funes.
Se le impuso ese nombre por D. N° 4670 del 16 de septiembre de 1977.
Recuerda a la pequeña población de Ancón en las inmediaciones del cerro Tupungato (Mendoza).