ANCHORENA TOMÁS MANUEL de (1784 – 1847)

Anchorena era el apellido de una antigua familia terrateniente instalada en el siglo XVIII en el Río de la Plata dedicada a la compra de grandes extensiones de tierras, de allí que se lo catalogara como gran terrateniente y toma de espacios en el mercado de tipo exportador, en su producción dentro de las grandes extensiones de tierras lo que colaboró en su desarrollo y crecimiento y a su vez asistiría en ayuda mediante el aporte de dinero a la financiación de campañas militares  en la época virreinal.

 EL principal rubro de sus actividades financieras sería toda la ganadería.

La familia procedía del valle de Baztán en Navarra. El fundador de la familia fue Juan Esteban de Anchorena, hijo de Domingo de Anchorena nacido en Pamplona en 1734 quien se instaló en Buenos Aires en 1768. ​

El ascenso social de la clase de dichos emprendedores simples, para elevar su nivel social integrado por las familias patricias descendientes de los primeros pobladores,  en el Río de la Plata, se concretó con el matrimonio del fundador de la familia, lo que habilitaba el acceso a los cargos de Alcalde y regidor en el Cabildo.

Así fue, contrajo matrimonio con Ramona Josefa de Anaya, una criolla de familia arraigada. Entre sus hijos estuvieron Juan José Cristóbal, Mariano Nicolás y nuestro biografiado Tomás Manuel de Anchorena.

Este último nació en Buenos Aires en 1783, como dije, en un hogar de elevada posición económica, pudiendo así recibir  una esmerada educación.

Cursó  estudios primarios en el Real Colegio de San Carlos y luego en la Universidad San Francisco Javier de Charcas, donde se doctoró en teología y jurisprudencia, en 1807.

En 1810, ante el conocimiento de los hechos que ocurrían en España, como Regidor de la ciudad de Buenos Aires, se opuso terminantemente a que el Cabildo reconociera el Consejo de la Regencia, instalado en la Península.

Solicitó al Cabildo, que aceptara la declaración de un  Cuerpo patriótico que pretendía  ejercer la conducción de la soberanía popular. Circunstancia que desató una reacción enojosa del virrey Cisneros.

Al producirse la Revolución,  Anchorena representó, entre los hombres de Mayo, a los españoles, que durante la histórica semana asumieron desde el Ayuntamiento la representación del pueblo.

Todas las actas llevaban  su firma.

El cuerpo redactó un acta de reconocimiento en su ausencia.

Esto provocó una situación enojosa con la Primera Junta y fue confinado a Salta.

El doctor Anchorena se retiró temporalmente a la vida privada en Potosí. Allí intimo con el Gral. Belgrano, de tal manera que éste lo nombró su secretario.

En seguida cumplió con fidelidad  su trabajo de asesor, aportando ingentes sumas de dinero para solventar los gastos del ejército  o bien de apoyo logístico en hechos como la batalla de Salta, en donde impidió el choque de fuerzas comunes.

Después de las derrotas de Vilcapugio y Ayohuma, demostró su fidelidad hacia Belgrano, a quien iban a enjuiciar por aquellos contrastes.

En el Congreso de Tucumán, Anchorena fue electo diputado por Buenos Aires.
 
Combatió el proyecto de crear una monarquía incaica, ya que era él un conservador españolista, aunque defensor de los derechos criollos.

Años después fue enemigo de Rivadavia, ya que las leyes que éste propiciaba, no contemplaban los interese ganaderos y como  él era propietario de grandes latifundios y gran número de cabezas de ganado al igual que su primo Juan Manuel de Rosas.

Durante la administración de su pariente se desempeñó como Ministro de Gobierno y Relaciones Exteriores.

Su mayor afición fue multiplicar en esplendor económico con los saladeros, el tasajo y el sebo.

Murió el 29 de abril de 1847 a los 63 años de edad.

anchorena.html

 

Bibliografía:

Fernández Olguín, E: “Un precursor de Mayo. Rasgos biográficos del Dr. Tomás de Anchorena” Bs.As. 1919.
Udaondo E: “Congresales de 1816”. Apuntes biográficos. Buenos Aires. 1916.
Labougle A: “Tomás Manuel de Anchorena” Buenos Aires. 1966.

Anchorena.  Cortada.  Topografía:

Corre de E. a O. desde  300 bis a 1100 desde 1700 a 2799, a la altura de San Martín 5200 y Ovidio Lagos 5200.
Atraviesa los barrios Roque Sáenz, Tiro Suizo y Mercedes San Martín.
Carece de designación oficial.
Con anterioridad se denominó Esperanza.
Recuerda a Tomás de Anchorena (1784 – 1847), español que durante los acontecimientos de 1810 supo comprender las aspiraciones criollas de tener gobierno propio.