AMBROSSETTI JUAN BAUTISTA

Su vida es la historia de un argentino que fue naturalista, explorador, escritor indigenista y sobre todo arqueólogo.


En  heroicas investigaciones trazó el perfil de la oscuridad precolombina porque desde muy  joven primó siempre su amor por lo desconocido.


 Nació en Gualeguay, Entre Ríos, el 22 de agosto de 1865 en un hogar de sólida      posición económica; circunstancia que le hizo posible estudiar en Buenos Aires y realizar desde muy joven, viajes de exploración por el Chaco, Misiones, los valles .calchaquíes, la quebrada de Humahuaca y otras regiones del Noroeste.


En la región de la Puna exhumó fósiles, restos de armas, piedras que contenía raros minerales, pinturas... que lo llevaron a consagrarse por entero a la ciencia de las observaciones. y descubrimientos.


En ese largo itinerario puneño pudo después realizar investigaciones prolijas sobre medicina y arte precolombino, analizando pinturas y petroglifos.


En 1893 publicó sus impresiones de un viaje al Chaco, titulado “Viaje de un Maturrango” firmado con el seudónimo  de Tomás Bathata.
Dio a conocer, en la Revista del Jardín Zoológico de Buenos Aires  dos artículos en los que por primera vez se mentaba la finalidad folKlórica de un estudio, tomando la voz “Folklore” en el estricto sentido del vocablo.


Se titulaban: “Materiales para el estudio del folklore misionero” y “Apuntes para el folklore argentino”.


En 1896, en Anales de la Sociedad Científica Argentina publicó otros trabajos de la misma índole. Algunos de esos trabajos escritos que han llegado hasta nuestros días son: “Costumbres y supersticiones de los valles calchaquíes”,  “Apuntes sobre los indios calchaquíes.”


Ambrosetti fue el primero en señalar la identidad de la cerámica del delta y del alto Paraná.  Dividió su decoración en tres tipos.


Así estableció que los guaraníes tuvieron un radio de acción desde el Guayrá hasta el delta del Paraná.
Lo que más llamó su  atención  fue la “alfarería gruesa” en forma de campana, encontrada en una isla próxima a Rosario, atribuida a  rituales funerarios.


También se desempeñó como profesor de Arqueología Americana en la Facultad de Filosofía y Letras de la U.B.A. Fundó el Museo Etnográfico de esa facultad y se dedicó a hacerlo progresar, contando con 20.000 piezas catalogadas a la fecha de su muerte.


Su nombre repercutió en los centros científicos de América y Europa y representaría a nuestro país en varios congresos de investigaciones arqueológicas, siendo su palabra escuchada y tomada de modelo, aunque nunca llegó a perder su profunda desconfianza hacia la frivolidad,  y con un gran componente de timidez de niño huraño que conservó hasta  su vejez, llegando  de ese modo al final de sus días.

 

Bibliografía:
Sapiens Enciclopedia Ilustrada de la Lengua Castellana   Tomo I. Edit. Sopena 1969.

Ambrosetti. Pasaje. Topografía:
Corre de N a S desde el 100 bis a 200 bis y desde 100 a 400.
Paralela a González del Solar y Bulevar. Wilde; Eva Perón 8100. Barrio Fisherton.
Se le impuso  este nombre por D. 21924 del año 1958.
Recuerda a Juan Bautista Ambrosetti naturalista argentino (1865 – 1917) que realizó extensos viajes por nuestro territorio que le permitieron sacar la arqueología argentina de su penumbra inicial.