ALIAU ISIDRO (1829-1906)

La educación santafesina durante el siglo XIX
Durante la segunda mitad del siglo XIX, el desarrollo de la escolarización transitó un recorrido con significativos obstáculos.


La organización de formas sistemáticas de instrucción  eran diversas, coincidente con la  transformación del poblado  Villa ilustre y fiel en ciudad de Rosario (1852).


Así, el camino seguido por la expansión escolar no fue un camino unidireccional de progreso, sino que contuvo marchas y contramarchas, con posiciones contrapuestas, oposiciones personales y resistencias a los cambios.


Poner el lente sobre la acción de algunos educadores en el marco de las directrices generales y las decisiones de  los distintos gobiernos muestran aquellos debates y alteraciones que se fueron haciendo en la escolaridad.


Nos interesa situar aquí de manera sucinta, el clima de renovación pedagógica de las primeras décadas del siglo XX, donde educadores santafesinos participaron en planes nuevos para el sistema educativo antes, durante y a posteriori al ingreso de las maestras estadounidenses que Sarmiento trajo a nuestra patria (1870).


Aliau fue uno de los primeros maestros, con título habilitante, que se desempeño en la Argentina y presumiblemente el primero que lo hizo en Rosario en la que se dedicó a poco de llegar, en 1857, de su España natal.


Miguel Ángel de Marco y Oscar Luis Ensinck en su Historia de Rosario, nos dicen: “Al llegar Aliau a  la recién convertida en ciudad, la escuela pública contaba en 1854 con un preceptor que recibía 75 pesos mensuales. La preceptora de la escuela de niños ganaba 34 pesos.”
En 1855 asistían a la escuela del Estado, 52 niños.


El preceptor José Benedictino Puig, se quejaba, en agosto de ese año, de que no tenía material e invitaba al jefe político Nicasio Oroño a visitar el establecimiento a fin de mostrarle sus carencias.


Como no se le proporcionaba casa, reclamaba sueldo, ya que sería de buen gobierno cumplir “con los buenos principios de la civilizadora filantropía y justicia”.
En tales circunstancias, Aliau, no se amilanó y como hombre de múltiples inquietudes, a poco de llegar a Rosario, Aliau fue director de una escuela particular que luego se cerró por causa de una crisis financiera.


Sin embargo, en 1865, asumió como director del Liceo y Escuela de Artes y Oficio, que fuera inaugurada en 1865 por el Presidente Mitre, escribiendo simultáneamente varios libros de gramática.


Uno de sus trabajos propició la reforma de la ortografía “Para escribir el idioma tal cual se habla”, como expresaba su título.


Este establecimiento educativo tuvo, durante el siglo XIX, una serie y notable realización en el campo de la enseñanza especializada y artística.


En el Libro de Oro por el 90 aniversario, Calixto Lassaga expresa “El director daba a sus alumnos un trato verdaderamente paternal y sabía hacerse querer y respetar de todos ellos al extremo de que sin esfuerzo alguno mantenía en clase la más completa disciplina. Su fuerte era la gramática y fue proverbial el adelanto de los discípulos en esa rama del saber...”


El gobierno provincial de Servando Bayo creó la Inspección General de Escuelas, cuya dirección le fue encomendada a este pedagogo.


En el tiempo que permaneció en Rosario, Aliau participó de comisiones para la provisión de maestros de escuela municipales y de Estado, cooperando también en campañas a favor de damnificados por las batallas de Cepeda y Pavón.


Durante su vida desplegó intensa labor en materia educacional, se dedicándose tanto a la enseñanza, como a publicar trabajos de verdaderos méritos como el “Método de lectura primaria” que el Gobierno provincial hizo editar considerando que ese Método era propicio para una lectura fácil y en corto plazo.


En el año 1882, al celebrarse un Congreso Pedagógico, Aliau  fue designado junto a Estanilao Zeballos para representar a la provincia.


De este modo maestro y discípulo estuvieron unidos para propender al mejoramiento del sistema de enseñanza.


Su deceso ocurrido en 1906 produjo enorme pesar en el seno de esta ciudad.

 

 

Bibliografía:
La expuesta en el texto.
Gschwind J.: “Tres capítulos para la historia en Rosario.”
Avilés V.: “Maestros del pasado.” El Orden, Santa Fe 1953.

Aliau Isidro. Pasaje. Topografía:
Corre de N. a S. desde 3400 a 3499, entre las Calles Uruguay y Saavedra a 1600.
Se le impuso el nombre por D. Nº 22012 del año 1958.
Recuerda al maestro Isidro Aliau, quien  durante su vida desplegó intensa labor en materia educacional, dedicándose tanto a la enseñanza, como a publicar trabajos de verdaderos méritos como el “Método de lectura primaria” que el Gobierno provincial hizo editar considerando que ese Método era propicio para una lectura fácil y en corto plazo.