AGUARÁ

El aguará guazú o lobo de crin (Chrysocyon brachyurus), del guaraní aguara guasu, 'zorro grande', es un cánido autóctono de las regiones de espesuras y pastizales del Chaco boreal paraguayo, Chaco argentino, la llanura beniana de Bolivia en donde es conocido como borochi, las pampas del Heath en Perú, así como en Uruguay y en la cuenca de los ríos Paraguay y Paraná, en Sudamérica.


Es el mayor de los cánidos de América del Sur.


Es inofensivo para el humano y el ganado; sin embargo, la ocupación de su hábitat y la caza lo han reducido a zonas aisladas.
Aguará guazú, borochi, lobo de crin, lobo de los esteros o lobo colorado (Chrysocyon brachyurus).

Los guaraníes denominaban “aguará” al zorro.


El zorro común es la especie más abundante en el hemisferio norte, donde puede vivir en casi cualquier ecosistema, ya sean bosques caducifolios, praderas, estepas, la tundra alpina o la taiga.

El aguará guazú es corpulento en comparación con otros cánidos silvestres, una impresión reforzada por la densidad de su pelaje y la distintiva melena de crines alrededor del cuello.


 Alcanza los 107 cm de altura a la cruz, y hasta los 125 cm de longitud, a los que hay que sumar unos 45 cm de cola.
Puede alcanzar los 36 kg de peso. La estructura del cuerpo se asemeja a la de un zorro, aunque las patas largas le dan un aire desgarbado muy peculiar.


El pelaje es largo y tupido, de color anaranjado rojizo, más largo en la región del cuello, con el vientre más claro. Presenta marcas negras en el hocico, las extremidades y a lo largo de la espina dorsal, así como otras blancas en la garganta, el interior de las orejas y ocasionalmente en el extremo de la cola.


El zorro común o zorro rojo (Vulpes vulpes), también llamado raposo o raboso, es una especie de mamífero de la familia cánidos, de los hábitats encontrados en los continentes boreales del mundo, consistente en África del Norte y toda Eurasia, con la excepción del sudeste asiático y el subcontinente indio, y comprende toda Norteamérica hasta el norte de México.


En Norteamérica el zorro rojo es nativo en las regiones boreales y  sería después e introducido en las regiones templadas.


Los zorros introducidos en las zonas templadas norteamericanas proceden de los zorros comunes europeos que fueren introducidos en el sudeste de Estados Unidos entre 1650-1750, para ser usados en la cacería del zorro, entretenimiento de los poderosos.
Desde allí fueron también introducidos hasta California para proporcionar pieles para el comercio.


En África se encuentran en la región mediterránea y a lo largo del río Nilo.


En Australia el zorro rojo fue introducido y resulta un problema para las especies autóctonas. La introducción se produjo alrededor de 1850, con fines cinegéticos.


El zorro un animal que  está presente en la mitología de muchas culturas y también aparece en innumerables cuentos, fábulas y películas norteamericanas, generalmente representando la astucia y la inteligencia.


En la realidad  es silencioso y muy cauteloso, que caza sobre todo por la noche. Durante el día permanece oculto entre los matorrales o en sus madrigueras, excavadas en parajes secos y escondidos, a menudo entre las rocas, los barrancos herbosos y las espesuras. Aunque es capaz de sobrevivir en zonas urbanizadas y densamente pobladas por el hombre.


Su nombre científico, Vulpes vulpes, una tautología de la palabra latina vulpes, que significa zorro. Su coloración más corriente en la naturaleza es el pardo rojizo, aunque existen individuos total o parcialmente melánicos, de color casi negro o gris. Estos últimos se llaman zorros plateados y se crían en cautividad para peletería.
Es una especie de cánido pequeña, aunque es el más grande del género Vulpes: los zorros verdaderos.


El zorro común generalmente es de color rojizo, con las puntas de las orejas y los extremos de las patas negros, con una cola poblada cuya punta es blanca, como lo es su panza.


Esta tonalidad roja puede variar desde el pardo rojizo hasta el rojo anaranjado, pero la gama de colores de su pelaje es amplia pudiendo ser de colores ocres, grises e incluso negros y blancos, y aunque su capa superior suele ser más o menos uniforme puede presentar manchas y franjas.


 Los zorros grises y negros, que en peletería son denominados zorros plateados, en la naturaleza son aproximadamente el 10 % pero son la variedad de color que más se cría en cautividad.


Los ejemplares adultos de zorro común pesan de 3.6 a 7.6 kg dependiendo de la región donde habite, siendo los que viven en latitudes más septentrionales mayores que los que viven en el sur, los zorros que viven en Canadá y Alaska tienden a ser mayores que los que viven en el Reino Unido, que a su vez son mayores que los que viven en el sur de Estados Unidos. Los individuos más grandes pueden llegar a pesar más de 14 kg.


La longitud cabeza-cuerpo va de 46 a 90 cm, con una cola de unos 55 cm. Alrededor del 30 % tienen otros patrones de color oscuro, como manchas en la cara, muslos o lomo, o dos franjas (una que recorre los hombros y otra a lo largo de la columna). Estos son denominados zorros cruzados en peletería.


 En Norteamérica el pelaje de los zorros suele ser largo y suave mientras que los zorros europeos lo tienen más corto y menos esponjoso.


 Durante el otoño y el invierno los zorros se cubren con una capa de pelo más larga y espesa. Esta capa de invierno está destinada a protegerles de las bajas temperaturas y se cae al iniciarse la primavera, quedándose con una capa de verano más corta y menos poblada.


El color de los ojos del zorro varía del anaranjado al amarillo dorado. Sus pupilas no son redondas sino elípticas y orientadas en posición vertical. Aunque es de hábitos nocturnos su visión en la oscuridad de la noche es pobre, guiándose más por el olfato y el oído.


Sus fuertes patas le permiten alcanzar velocidades considerables de hasta 72 km, que le hacen capaz de alcanzar veloces presas o evadirse de sus predadores.


Su larga y poblada cola, que suele llevar en posición horizontal, forma parte de su imagen icónica. Mide aproximadamente una tercera parte de su longitud total. La usa para multitud de tareas: como almohada cuando duerme, para protegerse de la radiación solar, para comunicarse o espantar insectos.


Además, le sirve para mantener el equilibrio cuando corre o salta. Su distintiva punta blanca nos sirve para identificarlo rápidamente y distinguirlo de otros cánidos. ​
Los zorros carecen de los músculos faciales necesarios para enseñar los dientes como hacen los demás cánidos.

aguara.html


Bibliografía:
Cabrera Latorre Ángel: Estudio profundo sobre los vulpes. Buenos Aires, 1935.


Aguará. Pasaje. Topografía:
Corre (N-S) a la altura de  Martínez Estrada/Jorge Newbery 7900.
Se le impuso ese nombre por O.8690 de diciembre de 2010.
Recuerda al zorro común, especie más abundante en el hemisferio norte, donde puede vivir en casi cualquier ecosistema, ya sean bosques caducifolios, praderas, estepas, la tundra alpina o la taiga.