SEIS DE SETIEMBRE

En 1916 Hipólito Irigoyen es consagrado presidente por el voto popular comenzando una nueva etapa con hegemonía radical. Lo lógico hubiera sido que el radicalismo gobernara respetando el conservadorismo que concentraba las viejas fuerzas anteriores a 1916. Más el nuevo magistrado se mostró muy cerrado al respecto debiendo por otro lado enfrentar fuertes problemas de su época, como la guerra mundial (planteándose si éramos neutrales, si rompíamos relaciones a favor de los aliados y que se hacía con el ministro alemán, con los estudiantes universitarios, si apoyarlos o reprimirlos y qué hacer con los obreros ferroviarios y de la construcción con respecto a sus huelgas que afectaban la economía del país.

En su gobierno optó por mantener la neutralidad de la Argentina, a veces con dificultades. Al mismo tiempo al no poder importar ciertas mercaderías , se optó por fabricarlas ,dando una perspectiva de crear una industria nacional paralelamente a la revalorización de los productos agrícolas ,cereales y carne, necesitados urgentemente por los países en guerra.(Algo semejante se repetiría al asumir Perón en el 45 cuando Europa se moría de hambre, terminada la Segunda Guerra).

De manera Irigoyen e mantuvo una silenciosa revolución igualitaria para la mayoría de la población hasta para los inmigrantes y sus descendencia aceptados en el área de la educación en todos los niveles.Esto hizo que el radicalismo en 1922, manejara el país en una forma incontrastable.

Finalizado el primer mandato asumió la presidenia de la República, el doctor Marcelo T. de Alvear para el período de 1922-1928, cuando los altos índices de exportación de nuestros productos agropecuarios llenaban de oro a la Tesorería.

Alvear durante sus función, lejos de imponer su voluntad y de hacer prevalecer su criterio, haría gala de ser el primero y más obediente esclavo de las leyes. Presentó características diferentes a las de su antecesor. No era partidario de las intervenciones a las provincias, y por otra parte disminuyó los nombramientos de empleados públicos para los seguidores políticos.

Su gobierno gozaría de un intervalo pacífico, prescindente y liberal, desvinculado de la “masa radical” que no le prestó apoyo; contando en cambio con la simpatía o el silencio de la opinión independiente de toda fracción política, e indudablemente, mayoría absoluta.


Transcurridos los seis años al realizarse las elecciones de renovación presidencial con verdadera veracidad y corrección, una inmensa masa de 800.000 votantesconsagró nuevamente a don Hipólito Irigoyen.

De avanzada edad, 76 años, se encontró frente a la perpectiva de una tarea compleja...Para las fuerzas conservadoras fue muy decepcionante el resultado electoral, al que veían como un salto al vacío en el país.

La recesión económica norteamerican repercutía en los mercados europeos y sudamericanos en forma inexorable , pues los capitales extranjeros no invertían y nuestra economía sufría un profundo deterioro.El proyecto de nacionalización y explotación del petróleo por el Estado, la ley de arrendamientoy los bonos de pavimentación para la Capital federal , como otros tantos proyectos naufragaron en débiles debates.

Las agitaciones obreras como el aumento de la deuda estatal se multiplicban

La propia figura de Irigoyen , ya entrado en años, era la de un estadista que había perdido la noción de la rapidez de los efectos de alguna medida.

 

Martín Aldao, un caballero de una vieja familia de Santa Fe radicado en París, tuvo la idea de registrar en unh libro las cosas que pasaban en el país entre 1928 a 1932 y curiosamente desde finales del 29 y principios del 30, registraría "como la cosa más natural, la posibilidad de que una rebelión despazara aIrigoyen. Asentando que esa revolución tenía nombres y apellidos, dirigidos por el general Justo o el general Uriburu."

La conspiración contra el gobierno aumentaba día a día hasta que a principios de setiembre el ministro de Guerra , renunciaría en forma indeclinable ante la impotencia para detener el golpe de Estado que se anunciaba, y las intrigas interiores de la Casa Rosada.

La revolución era inminente , el 6 de setiembre de 1930, el general Uriburu consiguió sacra alos cadetes del Colegio Militar y avavanzó sobre Buenos Aires con una pequeña columna, muy vulnerable desde el punto de vista militar. Ya el ambiente estaba condicionado de tal manera, que no había posibilidades de resistencia.

Irigoyen enfermo,había delegado el mando en su vicepresidente Enrique Martínez. Aunque esa manera de descomprimir la situación no sirvió pues las presiones contra el viejo líder eran tan grandes que eso no bastó.

 

Uriburu llegó a la casa de Gobierno después de un tiroteo en la plaza del Congreso, y allí obligó al vicapresidente a renunciar y se hizo cargo del gobierno de facto. Estos son los hechos concretos.

Bibliografía:

Luna Félix: "Argentina se hizo así" Fascículos VIII:"La democracia radiacal" y IX: "La revolución del 30." editorial ADISA, 1993.

 

Seis de setiembre. Cortada. Topografía:

Corre de E. a O. desde 7000 hasta 7300, a la altura de san Luis 3800

Carece de designación oficial .

 

Los tangos de Discépolo de aquella época reflejan el escepticismo y el desencanto de nuestro pueblo. Sentimientos negativos que en nuestra sociedad hoy subsisten mirando con hastío y desprecio el engaño vertido desde el oficialismo.

Un pueblo que hoy valora aquellos líderes que dieron todo por el país y que cayeron por gobiernos de facto o por tendencias neoliberales que entierran a la gente en la recesión y desesperación.

Gobiernos que no escuchan la mejor de las melodías que es la voz de la gente reclamando una vida digna con trabajo, paz y seguridad.