CINCO DE AGOSTO

En realidad la fecha exacta es 3 DE AGOSTO DE 1852.

Rosario no nació de la voluntad oficial, ni fue fundada en el marco de una política de poblamiento, o de defensa estratégica. Situación que se revirtió a partir de 1852 cuando se convirtió en el instrumento de una contundente acción política tendiente a convertirla en centro político y económico alternativo, al vigente desde los tiempos del virreinato.

Existieron factores geográficos constitutivos que posibilitaron el nacimiento de aquel Pago de los Arroyos y que se potenciaron con la elevación de Rosario como ciudad: su condición ribereña del río Paraná, la fertilidad del territorio; el encontrarse en el camino de las dos ciudades más importantes del litoral; y su lejanía con la región en manos de los aborígenes. En términos actuales podríamos hablar de una región productiva segura y situada estratégicamente".

No hubiera habido un Cinco de agosto sin un Caseros, ocurrido el 3 de febrero de 1852. En efecto, el caudillo entrerriano Justo José de Urquiza, triunfante de la contienda, al asumir el poder nacional se propuso lograr que las provincias del litoral sobrevivieran frente a los intereses del centralismo porteño.

Con fecha 9 de junio, general Urquiza escribió al gobernador de Santa Fe, don Domingo Crespo para que la Villa del Rosario fuese elevada a rango de ciudad, interviniendo en estas gestiones , Nicasio Oroño, quien con sus 27 años de edad iniciaba una promisoria carrera política.

El mandatario provincial gestionó por sí mismo ante la Junta de Representantes, para que sancionara la ley respectiva, la que fue aprobada el 3 de agosto y promulgada dos días después, dejando constancia de que tuvo desde antes en cuenta, los merecimientos de la ex - villa, y unido eso a "las muy atendibles y preferentes solicitudes del Excmo. Director Provisorio de la Confederación, ilustre general Don Justo José de Urquiza, y del actual gobierno de la provincia" .

El texto de la ley que la elevaba a rango de ciudad, "con las prerrogativas y fueros correspondientes explicaba los motivos tenidos en cuenta: a)su posición local, que la ponía en ccontacto directo con el interior y el exterior; b) por su crecido número de habitantes; c)por su comercio activo con todos los pueblos de la República.

Dos días más tarde, Crespo, junto a su ministro secretario general Manuel Leiva, puso a la ley un cúmplase solemne, pero la dirigencia provincial, cumplida la finalidad no se preocupó por ponerla en vigencia.

Como bien lo señala Juan Alvarez, "seis años transcurrirían antes de que se organizara a las autoridades municipales, y requirió dos años más instalarlas.". Hasta entonces (1860) siguió sujeta a los dictados de la capital provincial, bajo la égida de un juez de paz.

Sin embargo, la flamante ciudad, ungida en baluarte del gobierno de la Confederación Argentina, recibió de parte de las autoridades nacionales, con sede en la ciudad de Paraná, poderosas herramientas para su crecimiento.

Comenzaría una etapa floreciente para Rosario, su puerto convertido en puerto de ultramar y su aduana después, eran muy importantes dentro del contexto de la Confederación.

Nos dice Miguel Angel De Marco (h): "Fue recién a partir de entonces cuando Rosario inició una etapa de vertiginoso desarrollo al punto de llegar a ser en muy pocas décadas la segunda urbe de la República Argentina y una de las ciudades más pujantes de Sudamérica.

Existieron factores geográficos constitutivos que posibilitaron el nacimiento de aquel Pago de los Arroyos y que se potenciaron con la elevación de Rosario como ciudad: su condición ribereña del río Paraná, la fertilidad del territorio; el encontrarse en el camino de las dos ciudades más importantes del litoral; y su lejanía con la región en manos de los aborígenes. En términos actuales podríamos hablar de una región productiva segura y situada estratégicamente".

Al cumplirse 150 años de la declaratoria de ciudad, El 13 de setiembre de 2002, la Junta de Nomenclatura de Rosario, tuvo la satisfacción de emitir un dictamen favorable estableciendo la denominación "5 de agosto" a una calle del municipio, para perpetuar de esa manera el día de 1852, en que el gobernador Domingo Crespo promulgó la respectiva ley de declaratoria.

 

Bibliografía:

La historia en la nomenclatura. "La flamante calle 5 de agosto" en Revista Rosario, la fuerza de su historia. N°15. Diciembre de 2002.

 

Cinco de agosto. Calle. Topografía:

Corre de O. a E. paralela a la Av. de Circunvalación 25 de Mayo. Barrio Las Flores.

Se le impuso ese nombre por Decr. del 13 de setiembre de 2002.

Recuerda la ley de 1852 que convirtió a Rosario como baluarte de un nuevo modelo de país.

Con anterioridad se denominó Previsión y Hogar. Carecía de designación oficial.